COMIENZA DONDE ESTAS PEMA CHODRON PDF

Goodreads helps you keep track of books you want to read. Want to Read saving…. Want to Read Currently Reading Read. Other editions. Enlarge cover.

Author:Zologul Mugar
Country:Republic of Macedonia
Language:English (Spanish)
Genre:Software
Published (Last):7 June 2009
Pages:207
PDF File Size:7.59 Mb
ePub File Size:10.61 Mb
ISBN:782-5-97797-994-5
Downloads:33130
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Vim



El Buddha ense que hay tres caractersticas principales de la existencia humana: impermanencia, ausencia de yo y sufrimiento o insatisfaccin. Segn el Buddha, la vida de todos los seres est marcada por estas tres cualidades.

Reconocer que estas cualidades son reales y verdaderas en nuestra propia experiencia nos ayuda a relajarnos con las cosas como son. Cuando escuch por vez primera esta enseanza me pareca remota y acadmica. Pero cuando estuve alentada a prestar atencin --por curiosidad acerca de lo que estaba pasando con mi cuerpo y mi mente-- algo cambi. Desde mi propia experiencia pude observar que nada es esttico. Mi estado de nimo est cambiando continuamente como el clima. Definitivamente no controlo qu pensamientos o emociones van a surgir, ni puedo detener su flujo.

La quietud es seguida por el movimiento, los flujos del movimiento vuelven a la quietud. Incluso el ms persistente dolor fsico, cuando le presto atencin, cambia como las mareas. Siento gratitud hacia el Buddha por sealar que lo que luchamos contra todo en nuestras vidas puede ser reconocido como experiencia ordinaria. La vida continuamente va con subidas y bajadas. Las personas y situaciones son impredecibles, como tambin todo lo dems. Todo el mundo conoce el dolor de. Me siento agradecida de que alguien vio la verdad y seal que no sufrimos este tipo de dolor a causa de nuestra incapacidad personal para hacer bien las cosas.

Que nada es esttico o fijo, que todo es fugaz y efmero, es la primera marca de la existencia. Es la situacin normal de las cosas. Todo est en proceso. Todo: cada rbol, cada brizna de hierba, todos los animales, insectos, seres humanos, edificios, lo animado y lo inanimado, est siempre cambiando, momento a momento. No tenemos que ser msticos o fsicos para saber esto. Sin embargo, en el nivel de experiencia personal, nos resistimos a este hecho bsico. Significa que la vida no siempre va a seguir segn nuestro modo.

Significa que hay tanto prdida como ganancia. Y no nos gusta esto. Cierta vez estaba cambiando de trabajos y de casas al mismo tiempo. Me senta insegura, incierta y sin base. Esperaba que dijera algo que me ayude a trabajar con estos cambios, me quej ante Trungpa Rinpoche acerca de los problemas con las transiciones.

Luego dijo: "Si slo puedes relajarte con eso, no tendrs ningn problema. Aunque podemos adquirir intelectualmente esta verdad, emocionalmente tenemos una arraigada aversin hacia ella.

Queremos permanencia; esperamos permanencia. Nuestra tendencia natural es buscar la seguridad; creemos que la podemos encontrar. Experimentamos la impermanencia a nivel cotidiano como frustracin. Utilizamos nuestra actividad diaria como un escudo contra la ambigedad fundamental de nuestra situacin, gastando enormes energas tratando de alejar la impermanencia y la muerte. No nos gusta que nuestros cuerpos cambien de forma.

No nos gusta envejecer. Estamos temerosos ante las arrugas y la flacidez de la piel. Utilizamos productos de salud como si en realidad creyramos que nuestra piel, nuestro cabello, nuestros ojos y dientes, podran de alguna manera escapar milagrosamente a la verdad de la impermanencia.

Las enseanzas budistas aspiran a liberarnos de este limitado modo de relacionarse. Ellas nos animan a relajarnos gradualmente y de todo corazn en la ordinaria y clara verdad del cambio.

Reconocer esta verdad no significa que buscaremos en el lado oscuro. Lo que esto significa es que comenzamos a entender que no hay ni uno solo que pueda mantener todo junto. No creemos ms que haya gente que ha manejado evitar la incertidumbre. La segunda marca de la existencia es la ausencia de yo.

Como seres humanos somos tan efmeros como todo lo dems. Cada clula en el cuerpo est continuamente cambiando. Los pensamientos y las emociones surgen y desaparecen sin cesar. Cuando estamos pensando en que somos competentes o que estamos desesperados; en que nos basamos? En este momento fugaz? En el xito o el fracaso de ayer? Nos aferramos a una idea fija de qu somos y nos incapacita. Nada ni nadie esta fijado. Si la realidad del cambio es una fuente de libertad para nosotros o una fuente de ansiedad horrible, hace una diferencia significativa.

Hace que los das de nuestras vidas agreguen ms sufrimiento o aumenten la capacidad para la alegra? Es una pregunta importante. Algunas veces la ausencia.

Estas palabras pueden ser engaosas. El Buddha no implicaba que desaparezcamos, que podramos borrar nuestra personalidad. Como un estudiante una vez le pregunt; "No experimentar la ausencia de yo hace a la vida un tipo de grisura? El Buddha sealaba que la idea fija que tenemos sobre nosotros mismos como slidos y separados entre s est dolorosamente limitndonos.

Es posible moverse a travs del drama de nuestras vidas sin creer tan fervientemente en el personaje que actuamos. Es un problema para nosotros el que nos tomemos tan en serio a nosotros mismos, que seamos tan absurdamente importantes en nuestra propia mente.

Nos sentimos justificados en estar molestos con todo el mundo. Nos sentimos justificados en denigrarnos o en sentir que somos ms inteligentes que otras personas. La auto importancia nos duele, nos limita al estrecho mundo de nuestros gustos y disgustos. Terminamos muertos de aburrimiento con nosotros mismos y con nuestro mundo. Nunca acabamos satisfechos. Tenemos dos alternativas: O bien ponemos en duda nuestra creencia de que no es as.

O bien aceptamos nuestras versiones fijas de la realidad, o comenzamos a desafiarlas. En opinin del Buddha, prepararse en mantenerse abierto y curioso -- entrenarse en disolver nuestros supuestos y creencias -- es el mejor uso de nuestras vidas humanas. Cuando nos entrenamos en despertar la bodichitta, estamos nutriendo la flexibilidad de nuestra mente.

En los trminos ms comunes, la ausencia de yo es una identidad flexible. Se manifiesta como curiosidad, como adaptabilidad, como humor, alegra.

Es nuestra capacidad para relajarse con no saber, no calcular todo lo externo, a no estar en absoluto seguros de que somos - o de que nadie sea tampoco. El hijo nico de un hombre fue reportado muerto en la batalla. Inconsolable, el padre se encerr en su casa durante tres semanas, rechazando todo apoyo y bondad.

En la cuarta semana el hogar el hijo regres. Viendo que no estaba muerto, la gente del pueblo estaba conmovida hasta las lgrimas. Muy contentos, acompaaron al joven a casa de su padre y tocaron la puerta.

Pero el anciano no acudi a la puerta. Vaynse y dejenme hacer el duelo! As pasa con todos nosotros. Estamos seguros de quines somos y cmo son los dems y esto nos ciega.

Si otra versin de la realidad llama a nuestra puerta, nuestras ideas fijas nos impiden aceptarlo. Cmo vamos a pasar esta vida breve? Vamos a fortalecer nuestra capacidad perfeccionada para luchar contra la incertidumbre, o nos vamos a entrenar en dejar ir? Vamos a aferrarnos tercamente a "yo soy as y t eres as"? O vamos a ir ms all de esta mente estrecha? Podramos empezar a entrenar como un guerrero, aspirando a reconectarse con la flexibilidad natural de nuestro ser y ayudar a otros a hacer lo mismo?

Si empezamos a movernos en esta direccin, comenzarn a abrirse posibilidades ilimitadas. La enseanza sobre la ausencia de yo apunta a nuestra dinmica, a nuestra naturaleza cambiante. Este cuerpo nunca ha sentido exactamente lo que est sintiendo ahora.

Esta mente est pensando. Puedo decir: "No es esto maravilloso? El Buddha fue lo suficientemente generoso para mostrarnos una alternativa. No estamos atrapados en la identidad del xito o fracaso, o en cualquier identidad en absoluto, ni en trminos de cmo otros nos ven ni en cmo nosotros nos vemos.

Cada momento es nico, desconocido, completamente fresco. Para un guerrero en formacin, la ausencia de yo es una causa de alegra, en lugar de una causa de temor. La tercera marca de la existencia es el sufrimiento, la insatisfaccin. Como lo dijo Suzuki Roshi, solo practicando a travs de una sucesin continua de situaciones agradables y desagradables es cmo adquirimos verdadera fuerza.

ATMEL 9261 PDF

PEMA CHODRON. Los Hechos de La Vida

.

LIBRE CHAOTICA PDF

Frases de Pema Chödron

.

GERARD METRAL SUBMACHINE GUN PDF

Comienza donde estás : guía para vivir compasivamente

.

Related Articles